miércoles, 30 de abril de 2008

Adios a un amigo

Cuando un amigo que te ha acompañado en mil andanzas, que te ha recibido a diario al llegar a casa como si fuese el último, ese que siempre te perdonó tus malos días sin dudarlo, el que no se cansaba de jugar contigo, el que rodeaba como un rebaño a todos aquellos que salíamos de paseo con el, aquel que siempre nos mostró su cariño desinteresado, cuando éste amigo te abandona definitivamente, algo se muere en ti, no vuelves a ser el mismo.

Hoy a las 13:30 horas este amigo se me a muerto entre mis manos sin poder hacer nada por el.

Por otro lado no tengo la más mínima duda de que le hemos ayudado en todo lo que hemos podido.
Nos queda el consuelo de que en estos tres días no ha sufrido demasiado, gracias, sobre todo, a la maravillosa actuación de Fernando y Paco, veterinarios de la clínica el Gargantón de Navacerrada.
En un momento como este los recuerdos me sobrevienen y hacen que me sienta mejor, hacen que me de cuenta de que le hemos proporcionado una vida de lo más completa, llena de experiencias a todos los niveles. Me doy cuenta de que el nos ha mostrado todo su cariño porque le hemos proporcionado una calidad de vida dificil de superar teniendo una enfermedad horrible desde hace 11 años.
Que sepas que no olvidaremos esas travesías Pirenaicas, por Picos de Europa, por la Sierra de Gredos y por un largo etcetera que nos proporcionaron tantas experiencias juntos.
Que sepas que aunque no estés, estarás. Estarás con nosotros siempre y que no pasará un solo día sin que no nos acordemos de ti, de tus miradas llenas de vida al vernos, de tus ojos tristes cuando nos decías sin hablar que estabas malo, de tus amagos para pedirnos juego, de tus siestas rodeado de gatos, de tus peleas con Lana para poder comer, de tus peleas con el resto de los gatos por el sillón del salón.

Has llenado nuestras vidas, gracias por habernos dejado compartir tu vida, te deseamos lo mejor estés donde estés.

12 comentarios:

  1. Ánimo, seguro que está en el cielo de los perros jugando con otros perros, si tuvo una buena vida, eso es lo más importante.

    Lo siento, mucho ánimo...

    ResponderEliminar
  2. Lo siento muchísimo. Y no sé que más decir, es un trago durísimo. Por él no se puede hacer más, espero que os recuperéis pronto.

    ResponderEliminar
  3. Hita: muchas gracias, es verdad que ayuda mucho el saber que ha tenido una buena vida y con mucha gente alrededor que le ha querido un montón. Gracias por tus ánimos.

    Ana: Ya lo creo que es un trago duro, pero todo continua y hay que ir haciéndose a la idea. Muchas gracias por tus palabras. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Lo sentimos mucho, Alex, Marijo.

    Tambien Ana, Cora, Cinca y yo, pudimos disfrutar algunos paseos con vosotros tres.
    Y compartir buenos momentos todos. :-)

    Como dices bien, ha tenido una vida fantástica y deja buenos recuerdos en los que refugiarse ahora...

    Un fuerte abrazo,

    Ana y Sergio

    ResponderEliminar
  5. Que decir, cuando se marcha de nosotros un amigo, persona, un hermano que entro en nuestras vidas y ahora se nos va. Que te da felicidad, alegrías, compañía, y que en cuanto podía te mordía las orejas cariñosamente sobretodo a mi padre. etc.
    Desde aquí contaré una anécdota muy buena que tuvimos:
    Yo salía con una chiquita llamada Yoli que resultaba llevar gafas, al llegar a casa tendría por costumbre quitárselas, y dejarlas encima de una mesa baja que tiene mis padres en casa. ¡Error! Después de llevar tumbados en el sillón estaba todo en silencio, que raro, Goofy tendría pocos años y la verdad que al ser tan juguetón (nos extrañaba), cuando le vimos estaba machacando las patillas y baboseando los cristales de las gafas, y chicos ya sabes lo que solía hacer mirarte ladrarte y salir corriendo “haber si le coges” ” Ja ja, la cara que se nos quedó. Y la risa que me eche cuando Yoli se puso las medias gafas.
    Espero que con esta anécdota nos podremos secar las lagrimas de nuestros ojos, con una sonrisa, pensando en nuestro gran amigo Goofy.
    De tu hermano Curro para ti Goofy.
    Pascual Rubio

    ResponderEliminar
  6. mayayo: muchas gracias, si que fueron buenos momentos. Yo intento en pensar únicamente en la buena vida que llevó, pero es complicado. Garcias por los ánimos.

    curro: no me acordaba de esa travesura, la verdad es que de pequeño era un trasto. Yo recuerdo una vez que mari Jose se dejó una empanada recien sacada del horno encima de una silla, se acercó sigilosamente y empezó a lamer lentamente el manjar...
    En fin, le vamos a añorar mucho.
    Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  7. No puedo decir nada. Desgraciadamente conocemos lo que supone y desgraciadamente lo volveremos a saber algun día. Sin embargo, tener la certeza de que ha tenido una buena vida es un motivo de satisfacción y alegría grandisimos, creedme. Lo que pasa es que es necesario un poquito de tiempo para verlo así.
    Un besazo muy fuerte a los dos.
    Miguel.

    ResponderEliminar
  8. elmorea: gracias, yo intento solo acordarme de buenos momentos, pero ver el hueco de su sitio... es complicado. Espero que con el tiempo se pase.

    ResponderEliminar
  9. Hola chicos!!!
    Al igual que vosotros, formastéis, formais, y formaréis parte de nuestra vidas, vuestros pequeñajos están incluidos en ese lote. Y uno de ellos es y siempre será Goofy...

    Joa y yo hemos compartido con él muchos momentos cuando os habéis ido de vacaciones o en nuestras visitas a Cercedilla.

    Para mí siempre será Gufy-tufi. Le recuerdo cerca de casa cuando le sacabamos a pasear, tirando ya un poco menos de la correa, más cansado, con su hociquillo cuarteado, pero lleno de vida.

    Le recuerdo en vuestro salón, acomodado durmiendo, acompañándonos cuando nos tomabamos el aperitivo.

    No se que deciros aparte de lo ya dicho. A nosotros también se nos ha ido una joya y lo sentimos por vosotros también, porque no queremos que estéis tristes.

    Os mandamos el mayor de los abrazos. En el cielo de los animales,él estará con Eire y con Isis... Y os cuidará desde arriba!!
    Un besito. Os queremos...

    ResponderEliminar
  10. Pilator: muchas gracias, es verdad que vosotros también habeis pasado vuestros ratos con Goofy.

    Gracias por los ánimos.

    Besotes

    ResponderEliminar
  11. Alex, lo siento mucho. A lo mejor hay gente que no lo entiende, pero la muerte de un animal se siente igual que la de una persona querida.

    Lo mejor es que recordéis los buenos momentos que habéis pasado con él y la cantidad de experiencias que habrá vivido gracias a vosotros.

    Un abrazo a ti a María José ;)

    ResponderEliminar
  12. wild: gracias, es cierto, la mayoría de la gente lo entiende, para mi mis amigos, sean de la especie que sean, son todos iguales.

    Gracias.

    ResponderEliminar

Comentarios.