viernes, 4 de septiembre de 2009

CCC® (Courmayeur Champex Chamonix) 2009 (I de II)

Bajarte del coche en la localidad Francesa de Argentiere y tenernos que abrigar, fue una
de las mejores sensaciones, pero no la única, que nos esperaban en nuestra visita a Alta Savoya.

Aquí nos vemos con Pedro, Ana y Sergio que nos reciben con su moreno de varios dias ya de pateo por los maravillosos Alpes.

Tras una noche de lluvia espectacular que nos hace temblar de miedo con vistas hacia el Viernes, dia de la carrera, nos levantamos para ir a por el dorsal y entrar en materia.

La organización, como no podía ser de otra manera, espectacular. Recogemos todo, y el dorsal y la pulserita que te colocan como participante de una de las cuatro pruebas, nos da una descarga de emoción indescriptible.
Esa misma tarde nos vamos de vinos con Jonas que está currando en Chamo, y le quitamos un poco de tensión al tema.
Tras otra noche de lluvia más leve, Mari Jose y yo nos despedimos de Sergio, Ana y Pedro para pasar a la zona Italiana desde donde sale mi carrera, Courmayeur.
Mi carrera, la CCC® (Courmayeur Champex Chamonix), se trata de recorrer 98 Km´s de montaña con 5.505 m de desnivel + y 5.690 m de desnivel -, en tan solo 26 horas como tiempo máximo, y con cortes horarios que dejan que te duermas lo más mínimo.

Viernes 28 de Agosto, dia "D", nos levantamos, y tras un leve desayuno rodeados de corredores, nos vestimos de gladiadores y salimos a las calles del delicioso Courmayeur. El ambiente es espectacular, miles de personas invadiendolo todo, sinfonía de colores y emociones descomunal (no me pongo tonto es que de verdad que es así...).
Tras despedirme de Mari Jose, he de decir que un poco emocionado, me inserto en el amasijo de chalaos multicolor que es la salida. No se lo que están diciendo por megafonía, pero sólo el tono del speaker y el griterío de la gente hacen que me entre un algo en el estómago.
La salida es espectacular, veo gente en el público que llora y no uno ni dos aislados. La música de Vangelis está a la altura del momento, sólo por este momento ya ha merecido la pena venir.

Tras salir de Courmeyeur pasamos por La Saxe y Entréves, en un recorrido por asfalto que elonga el pelotón poco a poco. El terreno pica poco a poco hacia arriba hasta llegar a Planpincieux donde giramos para comenzar en serio a subir hasta el refugio Bertone. La subida se lleva bien de no ser por algún tolai que decide que el resto somos muy lentos y que el va a por el podio, en fin...

Al llegar a Bertone tengo que parar a curarme la primera de las ampollas en mi tendón de aquiles, empezamos de PM. Continúo hacia la Tete de la Tronche con un calor descomunal, somos demasiados todavía y hay que tener cuidado con los bastones. Tras una subida con unas vistas espectaculares de la cara Italiana del Macizo del Mont Blanc, nos lanzamos en busca del segundo avituallamiento en el refugio Bonatti, en una agradable bajada y luego sube-baja que nos deja maravillarnos con el espectáculo.
Al llegar a Bonatti, logro hablar con Mari Jose para describirla mis sensaciones. He salido con la cintilla iliotibial tocada y no sabemos como va a responder en las bajadas, de momento me molesta un poco pero es soportable.
Salgo de Bonatti tras hacer una primera parada de control de pies y de estiramientos serios. Recorremos un terreno en el que se puede correr pero con tiento, ya que estamos tan solo en el Km 24.
Llego a Arnuva donde, ante mi sorpresa, hay un montón de gente animando, esto es increible, el ambiente es de flipaaaaaaaarr.. (con entonación de Chiquito de la Calzada).
Tras alimentarme y llenar mi bolsa de hidratación, salgo hacia el Gran Col Ferret. 768 m de desnivel en 4,5 km. Para mi, aquí empiezó la carrera.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Comentarios.